Su séptimo paso por el Junior terminó con renuncia. Julio Comesaña dejó al equipo que tuvo una semana complicada tras las dos eliminaciones en la Copa Sudamericana ante Flamengo y en el torneo colombiano contra América, ambas en Barranquilla.

En declaraciones a El Heraldo, horas antes de su salida manifestó que “aquí nunca me dijeron que había que ganar tres torneos. Eso se fue dando por una expectativa que se generó con la llegada de Teófilo y Chará y la gente empezó a soñar”.

En los ocho meses que estuvo, el uruguayo ganó la Copa Águila que clasificó al equipo para la Copa Libertadores del 2018.

Por su parte, Alexis Mendoza técnico de Independiente Del Valle dijo a la prensa ecuatoriana sobre un posible acercamiento al Junior que “no me ha llegado nada concreto. Yo hablaré después del 10 de diciembre, en Colombia nadie me ha contactado. La semana pasada estaba en Nacional y antes en el Cali y también en Bucaramanga. Son especulaciones”as

la eliminación de la Liga?

R.

No estoy con mi mejor ánimo, pero ya razonando las cosas y revisando todo lo que pasó en estos cuatros días, donde dejamos de ser lo fenómeno que éramos para no ser nada, para alguna personas, no para todo el mundo. Como entrenador del equipo no me siento bien porque hubiera querido darle una alegría a la gente, a la ciudad y no se pudo. Me siento tranquilo porque lo intentamos todo, con la mejor intención, con la entrega.

P.¿Qué balance hace?

R.

Me parece maravilloso lo que se hizo.

P.¿Cómo lo deja el no conseguir los objetivos en la Liga y en la Sudamericana después de la gran nómina que se armó?

R.

Hay una confusión en todo esto que es bueno aclarar. Yo cuando llegué al Junior no me dijeron que los objetivos míos eran ganar la Copa Águila, la Sudamericana y la Liga. En el momento en que me hubieran dicho eso, yo me hubiera ido de unas para mi casa porque una persona que conozca un poquito de fútbol debe entender que aún trayendo los mejores jugadores es casi un imposible ganar tres torneos. Además, no se tienen en cuenta los viajes y más en un equipo como Junior que está en desventaja en muchas cosas. Nosotros tenemos que ir a Bogotá cinco veces, a Cali dos, a Medellín cuatro y los demás vienen acá una sola vez. Tenemos que jugar 10 o más partidos en la altura.

P.¿Qué opina de toda esta situación vivida?

R.

La situación de Junior hay que analizarla bien en muchos aspectos y, además de todo, el clásico es con el Once Caldas, insólito, eso le pasa al Junior nada más. Si a mí me hubieran dicho que tenía que ganar los tres torneos tendría que decir que primero había que hacer el trabajo que se hizo hasta mitad de año y después tener tiempo de preparación para trabajar y armar un equipo consiguiendo los jugadores en las líneas que se necesitan, de gran nivel. Para ganar la Copa Sudamericana hay que tener jugadores de recorrido internacional y nosotros solo tenemos cuatro jugadores que han jugado internacionalmente cosas importantes, de resto son todos muchachos que hacen sus primeras armas. Aquí nunca me dijeron que tenía que ganar las tres cosas, eso se fue dando por una expectativa que se generó con la llegada de Teófilo y Chará y la gente empezó a soñar.

P.¿Cómo cree que fue evolucionando el equipo?

R.

El equipo en la cancha empezó a jugar como a la gente le gustaba, fue generando espectáculo en las canchas a las que iba. Había una prioridad que era la Liga y después se fue mezclando lo otro. Yo también me fui apuntando a hacer el esfuerzo para llegar hasta el final de todas. Cuando llegamos a esta época, el calendario se complicó mucho con viajes al exterior largos y después el problema de Avianca. Ya la recuperación es más difícil, hicimos más cambios en el equipo de un partido para otro e incluso en la Sudamericana, eso generó algunos desajustes.

P.¿Qué aspectos extras cree que influyeron?

R.

Tenemos tres zagueros derechos lesionados, eso nos llevó a que Pérez, que juega por izquierda, lo hiciera por derecha. Hay que darle para atrás al rollo desde el principio hasta ahora. Yo nunca jamás cuando llegué había firmado un contrato que dijera que los objetivos eran esos, simplemente con los jugadores nos comprometimos y dijimos vamos a darle a los tres hasta donde podamos.

P.¿Usted queda tranquilo con la muestra futbolística del equipo?

R.

Muy tranquilo porque el equipo tiene cosas definidas y un estilo de juego que nos ha servido para hacer la excelente campaña que se hizo. Nosotros hasta el día jueves éramos una maravilla, después de América somos un desastre y no servimos. Esto siempre pasa, principalmente aquí en Barranquilla que nos vamos a los extremos, por eso después el club termina tomando decisiones equivocadas. Junior debe construir sobre esto cosas mejores, esa es la realidad, pero no desbaratar las cosas.

P.¿Usted desea seguir en Junior?

R.

Yo tengo contrato hasta el 31 de diciembre y el club es el que debe decir si desea que continúe o no. Si el club desea que continuemos analizaremos sus condiciones y decimos sí o no. Ahora no voy a decir nada, esperaré a reunirme con los dirigentes para informar las cosas. La dirigencia es la que se encarga de tomar esa decisión.

P.¿Siente que puede seguir dirigiendo al Junior?

R.

Yo puedo dirigir a cualquiera. El día que no tenga ganas de dirigir, no lo hago más. Cuando me fui de Junior siempre trabajé en otro lado, nunca me quedé sin trabajar. Yo estoy en forma, bien de salud, no tengo ningún problema como andan diciendo por ahí. Yo estoy muy bien y mejor que muchos.

P.Si los directivos no lo respaldan, ¿usted cree que cumplió con el deber?

R.

Siempre me fui tranquilo, cumplí sobradamente, cumplí no, cumplimos, cuerpo técnico y jugadores. Pienso que cumplimos y se hicieron cosas muy importantes teniendo en cuenta cómo empezamos, adónde llegamos y lo que se produjo aquí en la ciudad nuevamente. Jugamos para ganar, y sí, cometimos algunos errores puntuales en los últimos partidos que nos costaron los puntos, esa es la realidad.

P.¿A qué errores se refiere?

R.

A los mismos que ocurrieron, ustedes han venido hablando y nosotros también. A mí no me gusta hablar mucho de las debilidades del equipo porque es decir a los adversarios cuales son las debilidades de uno.

P.¿Por qué Pico no jugó ante el Flamengo en Barranquilla?

R.

Pico no jugó porque venía con una molestia que si bien no le impedía jugar, en mi concepto, el rendimiento de él no era el que yo necesitaba o el que mostró siempre. Ya llevaba dos o tres partidos que no era el mismo y no quise correr riesgos, dejé que se recuperara y ubiqué a Narváez, que tiene mil batallas encima. Nosotros no perdimos porque no jugó Pico, perdimos por otras cosas.

P.¿Por qué demoró en los cambios ante América?

R.

Que cambios querían que hiciera.

P.Se veían algunos jugadores agotados…

R.

¿Quién estaba agotado?

P.Jarlan

R.

Pero todo el día quieren que juegue Jarlan, ahora Jarlan está agotado. Con 21 años y está agotado. Yo no vi agotado a Jarlan, al final sí se acalambró, faltaban dos minutos y entró otro. Después salió Díaz. Como a Mier siempre lo conocí pateando penales y sé que los patea bien, lo metí por Díaz, que nunca ha pateado penales. Después Mier entró y erró el penal. No sé qué cambio querían que hiciera si la pelota la teníamos nosotros, el que se estaba defendiendo era el América. Después el árbitro anuló una jugada que era gol legítimo de Teófilo. Después tuvimos la posibilidad de hacer dos o tres más y no los pudimos hacer. Yo ni pateo penales, ni meto goles, ni saco goles.

P.Fuad Char señaló que esto es un fracaso deportivo. ¿Usted lo ve así?

R.

Nosotros hicimos el intento en tres campeonatos. El presidente del club lo sabe y el señor Fuad Char lo sabe muy bien. Nosotros intentamos lograr todo lo que pudiéramos lograr. Si a mí me dicen que hay que ganar los tres torneos, yo armo otra cosa o pido otras cosas. Esto fue a partir de que el equipo empezó a jugar bien, entonces todo el mundo se subió al caballo, empezaron a hablar que éramos el Barcelona y el Real Madrid juntos. Todo el mundo empezó a hablar de más, cosas que no eran ciertas.

P.¿Qué resalta del equipo?

R.

Todo porque sacamos de la sombra a muchos jugadores que estaban mal. Rescatamos la inversión del club en muchos jugadores que estaba la plata perdida. Valorizamos a muchos jugadores que tampoco habían hecho mucho. Volvimos a dejarle al club un capital en jugadores jóvenes como el de Díaz. Ganamos la Copa Águila que era una prioridad en la institución porque nos llevaba a la Copa Libertadores y eso sí se me recalcó que había que ganarla. Clasificamos con el mayor puntaje de todos, de primeros y de manera anticipada. Además llegamos a las semifinales de la Copa Sudamericana, cosa que hace 23 años no se lograba.  Se han hecho muchas cosas, además, el equipo juega muy bien.

P.¿Estaría dispuesto a acceder a un cargo como el de director deportivo?

R.

Yo soy un hombre del Junior de toda la vida. Siempre estoy atento y escucho todo lo que el Junior me proponga a mí. A mí no me han ofrecido nada, ni sé nada. Termino contrato en diciembre y mi mayor preocupación no es que me renueven o no, simplemente esperar que el club disponga.

P.¿Hubo cosas extrafútbolísticas que afectaron al equipo?

R.

El tema de otras cosas que hayan pasado adentro no son así como están diciendo, pero yo prefiero no entrar en esos dimes y diretes. Lo que pasa con las redes sociales es un tema que a mí no me interesa porque uno se termina enloqueciendo.

P.¿Entonces no perjudicó en nada algún problema interno?

R.

No. Adentro no hubo ningún problema.

P.¿Nunca hubo ningún reclamo de nada?

R.

Acá adentro, que yo sepa, nunca. Yo estoy acá siempre con los jugadores y no hubo discusión ni ningún problema, nada de eso.

P.¿Cómo fue la reacción del equipo en el camerino tras la eliminación en la Liga?

R.

El golpe fue muy duro. La verdad es que estábamos muy golpeados y callados, fue una cosa inesperada.

P.¿Ante Flamengo sí hubo discusiones en el camerino?

R.

No. A veces siempre alguno dice algo, pero problema entre los jugadores, no. Son cosas normales del fútbol. Si nadie dijera nada seríamos unas monjitas, pero problemas ahí adentro no hubo.

P.Usted dijo que sí le exigieron ganar la Copa, ¿la Liga no?

R.

Cuando yo llegué aquí había que hacer el puntaje que siempre es 30 o 32 puntos para no tener problemas, después clasificar de primeros para no encontrarnos con algún candidato fuerte, principalmente con Nacional, sino en la final. También ganar la Copa Águila para estar en la Libertadores. El tema de la Sudamericana fue algo que se fue dando. Cuando le ganamos a Sport Recife se abrieron las agallas y ya estábamos para campeón de América. Luego llegó el momento donde había que mirar bien las cosas, a cuál le apuntábamos. Ante Flamengo, allá, debimos ganar por tres goles.

P.Independientemente de si usted sigue o llega otro entrenador, ¿qué debe hacer Junior?

R.

Hacer una evaluación de todo esto, del plantel, ajustar las cosas,y traer algunos jugadores que le ayuden a Teo, que ha aprendido muchas cosas. Creo que tienen que mejorar el plantel para que el club se posicione bien a nivel internacional.

P.¿Qué autocrítica hace?

R.

Yo me la hago para mí. Yo sé que me equivoco, siempre lo haré y me seguiré equivocando como cualquier ser humano. No aspiro a ser perfecto. Trato siempre de cometer la menor cantidad de errores posibles. Hay jugadores de fútbol que han vivido frustrados porque no consiguieron nada, después han sido entrenadores y no han conseguido nada tampoco. Después han sido periodistas sin estudiar periodismo y entonces escriben. A mí me gusta leer de Menotti, Valdano, Guardiola, pero yo no me puedo poner la ropa de ellos.elheraldo.com