El colombiano Reinaldo Rueda, con una vasta y exitosa trayectoria en clubes y selecciones, será el encargado de reavivar a la selección de Chilecon el objetivo de llegar al Mundial de Catar en 2022. Este caleño de 60 años fue el elegido por los dirigentes del fútbol chileno para ocupar el banquillo que dejó vacío hace algunos meses el argentino Juan Antonio Pizzi, que no pudo llevar a la Roja al Mundial de Rusia que se disputará este año.

El estilo de Rueda, pausado y cercano pero al mismo tiempo exigente y motivador, ha dado buenos resultados en la mayoría de selecciones y clubes por los que ha pasado. Destaca también su perfil formativo con los jugadores jóvenes y su preferencia por el fútbol ofensivo y de toque, aunque ha demostrado capacidad para adaptarse a los características de los futbolistas.

En Chile el desafío para el colombiano es mayúsculo. Recibirá un equipo que tocó el cielo y se derrumbó en los últimos meses, con una plantilla que necesita una renovación urgente para el próximo ciclo mundialista. Las etapas de Rueda en las selecciones de Honduras y Ecuador, y en el Atlético Nacional y el Flamengo sedujeron a los dirigentes chilenos y lo situaron en el primer lugar de la lista de candidatos a tomar el mando de la Roja.

La primera selección que dirigió Rueda fue la de Colombia. Tras hacerse cargo de las categorías inferiores, en 2004 tomó el mando de la absoluta ante la renuncia de Francisco Maturana, que solo había logrado un punto en cuatro partidos de las eliminatorias para Alemania 2006. El combinado ‘cafetero’ se quedó a las puertas de la repesca pero el trabajo de Rueda fue elogiado y valorado.

En 2007 tomó las riendas de la selección de Honduras con el reto de llevar a los centroamericanos a su segundo Mundial, en Sudáfrica 2010, después de casi treinta años de ausencia. Rueda alcanzó la meta y en el Mundial la selección hondureña quedó encuadrada en el grupo H junto a España, que a la postre se coronó campeón, Chile y Suiza. Honduras no logró pasar la primera fase y finalizó último con un solo punto en los cuatro partidos disputados.

Después de Sudáfrica 2010 el técnico asumió como seleccionador de Ecuador con el objetivo de clasificar para el Mundial de Brasil 2014, algo que también logró al finalizar en cuarto lugar en las eliminatorias sudamericanas. Ecuador se quedó en la primera fase al acabar tercero de grupo, por detrás de Francia y Suiza, y por delante del combinado de Honduras. Después del Mundial el colombiano dio el salto a Nacional, donde obtuvo sus principales éxitos.

Con el equipo de Medellín ganó la liga colombiana en 2015 y 2017, una Copa Colombia y la Copa Libertadores en 2016. Ese mismo año alcanzó la final de la Copa Sudamericana, en la que debía enfrentarse alChapecoense, instancia que se suspendió por el trágico accidente de avión en el que falleció casi todo el plantel brasileño.

Su exitoso paso por el fútbol colombiano le permitió dar el salto a la liga brasileña y en agosto de 2017 fue presentado como entrenador del Flamengo. Rueda llevó al conjunto carioca a una final internacional después de 16 años. El Flamengo alcanzó la final de la Copa Sudamericana, en la que fue superado por el Independiente argentino.

A partir de las próximas semanas, Rueda, que es licenciado en Educación Física y Salud e instructor de la FIFA, encarará su enésimo desafío, esta vez al mando de la Roja.

 

Los desafíos de Rueda

 

Retornar a un Mundial: tras las negativas del chileno Manuel Pellegrini y los argentinos Marcelo Bielsa y Gerardo Martino de hacerse cargo de la ‘Roja’, Rueda saltó como el hombre indicado para pelear la clasificación al Mundial de Catar 2022 gracias a su experiencia con Honduras y Ecuador. Luego de abandonar el brasileño Flamengo -club que no tomó con agrado la salida de Rueda a Chile- el colombiano deberá encontrar el camino para inculcar su filosofía de juego a los chilenos.  La ‘Roja’ participó de dos mundiales consecutivos en Sudáfrica-2010 y Brasil-2014, alcanzando los octavos de final gracias a su fútbol de vértigo y presión, ganándose el respeto del mundo del fútbol.

Defender el bicampeonato de América: la primera gran meta que le puso la directiva de la Asociación chilena a Rueda es defender los títulos logrados en las Copas América de Chile 2015 y Estados Unidos 2016, los dos grandes hitos en la discreta historia de consagraciones de la ‘Roja’. La siguiente Copa América se disputará en Brasil en 2019, lo que será el primer gran examen de Rueda. Como preparación, Chile enfrentará en marzo a Suecia y Dinamarca, y a Polonia en junio. Estos partidos se disputarán en Europa, con tres seleccionados que están clasificados para Rusia.

Acabar con la indisciplina: el bautizo del hijo del volante Jorge Valdivia con la ingesta de alcohol de varios jugadores en medio de una concentración para el mundial de Sudáfrica 2010 o las constantes salidas nocturnas de Arturo Vidal (Bayern Munich) –incluido el choque de su Ferrari en plena Copa América de Chile hace tres años- son algunos de los escándalos que han protagonizado los seleccionados chilenos. El equipo, conformado por futbolistas que juegan juntos casi por 10 años, vive un quiebre luego de que Chile quedara fuera del mundial. Tras el fracaso, la esposa del capitán, el portero Claudio Bravo (Manchester City), denunció que algunos jugadores llegaban borrachos a las concentraciones. El colombiano tiene como norma concentraciones cerradas durante las clasificatorias mundialistas lo cual no debería cambiar con el seleccionado chileno, acostumbrado a concentraciones más flexibles. Asimismo, Rueda viajaría a Europa en las próximas semanas para dialogar con los referentes del equipo: Claudio Bravo, Alexis Sánchez y Arturo Vidal (Arsenal).

Recambio: Bravo, Sánchez y Vidal son los líderes de la ‘Generación Dorada’ del fútbol chileno, la más ganadora de la historia del balompié local, que ya ronda los 30 años de promedio, una edad que exige pensar en un recambio de jugadores. “Todos sabemos que el equipo necesita integrar a jugadores que están surgiendo y así tener la renovación necesaria para la clasificatoria y la próxima Copa del Mundo”, afirmó Andrés Fazio, vicepresidente del fútbol chileno. Cercanos a Rueda afirmaron al diario El Mercurio de Santiago que el técnico ya observa partidos de las figuras del plantel pero también de posibles jugadores jóvenes que puedan incorporarse al equipo que pretende conformar.

Divisiones menores: en esa dirección, otro tema que preocupa y que Rueda deberá atender son las divisiones inferiores del fútbol chileno, luego de varios años de fracasos en torneos sudamericanos y mundiales juveniles. Lejos quedó el tercer lugar que obtuvo Chile en el Mundial sub-20 que se disputó en Canadá en 2007, equipo conformado por unos jóvenes Alexis Sánchez, Arturo Vidal y Gary Medel. Rueda trabajó de cerca con las divisiones inferiores cuando estuvo a cargo de Ecuador, e incluso, es visto como el responsable de haber llevado a jóvenes jugadores a la selección mayor, lo cual podría replicar en Chile.elespectador.com